Lakshahara-Acharya

La palabra Gurú proviene del sánscrito gu (oscuridad) y ru (aquello que disipa), por lo tanto, Gurú es quien disipa la oscuridad.

Sin duda, Lakshahara Acharya es un Gurú en toda la extensión de la palabra. 

A través de su enseñanza muestra el camino hacia el autoconocimiento y a la realización interna. 

En su enseñanza no hay exigencia al entender que más allá del conocimiento compartido, el crecimiento interior depende también de la

persona que decide emprender un camino de autorealización. 

Hace más de 40 años que Lakshahara Acharya acompaña a quienes se acercan a él con sed de autoconocimiento.

En sus propias palabras, «la relación con Dios es la de servir al prójimo sin perturbar, sin molestar, sin amedrentar, pero dando lo que uno ha recibido.

El regalo más grande es el conocimiento de uno mismo en todas las facetas que ustedes puedan imaginar.»